John Dewey College inició sus clases en 1984 con dos cursos: prebásica y primero básico, para ir creciendo un curso por año y así desarrollar nuestro proyecto educativo en sólidas bases. En la actualidad contamos con cursos desde el nivel Playgroup (tres años de edad) hasta Cuarto año medio.

 

Fundado por Nerea Pé Azumendi, Profesora de Francés y Master en Educación, Osane Pé Azumendi, Asistente Social y Profesora de Educación para el Hogar y Sergio Riquelme Guerrero, Asistente Social y Magister en Educación, pretendemos ser una comunidad escolar donde todos se conocen y se respetan por ser personas dignas, sujetos de deberes y derechos, donde todos podemos identificarnos por nuestros nombres, como un primer signo de cercanía.

 

 

Desde marzo de 2003, el colegio se encuentra ubicado en avenida Cristóbal Colón 3250, Las Condes, lugar donde desarrollamos nuestro proyecto educativo.

En este emplazamiento, los alumnos de play Group, prekinder y kinder cuentan con espacios propios, al igual que los alumnos de básica y media. Sin embargo, consecuentes con nuestra idea de educación, también comparten áreas y lugares, en la búsqueda de una convivencia que facilite el desarrollo del currículum y, a la vez, promocione las tradiciones de la comunidad escolar.

Por ello, trabajamos para que los niños y niñas participen y se integren en una comunidad que promueva un ambiente alegre y de confianza, con reglas que buscan la autodisciplina, la cual se basa en el respeto propio y a los demás y en un proceso pedagógico con un componente afectivo que fortalezca el desarrollo personal.

Desde pre-básica, se refuerzan los contenidos en forma práctica. Por ello, de acuerdo a los niveles, los alumnos y alumnas realizan diversas actividades en terreno: visitas a museos, sitios culturales, asistencia al cine y obras de teatro, lugares de trabajo y servicio donde los alumnos y alumnas aprenden de la vida cotidiana.

También, de acuerdo a los niveles, recibimos en el Colegio representantes de servicios que, de acuerdo a nuestros objetivos pedagógicos, presentan elementos que ayudan a la formación de los alumnos y alumnas. De igual forma, en especial con la colaboración de ex alumnos y apoderados, desarrollamos charlas a los alumnos y alumnas, complementarias a los programas de estudio y/o de orientación, para el desarrollo de las futuras áreas de estudio superior y también con intención de contribuir a su formación integral.

Algunos ejemplos de nuestro estilo de pedagogía activa son: organización de la semana del Colegio  a cargo de los alumnos y alumnas de primero medio; desarrollo del proceso de elección del Centro de Estudiantes por parte de los alumnos y alumnas del electivo Humanista de Cuarto Medio; organización, con el apoyo de los apoderados, de los principales stands en la kermesse del Colegio a cargo de los alumnos y alumnas de Segundo Medio; administración del quiosco por los alumnos y alumnas de Tercero Medio.  Estos ejemplos son parte de un proceso en el cual pretendemos entregar, en forma progresiva, responsabilidades a los alumnos y alumnas y, a la vez, son parte de las tradiciones del Colegio.

Igualmente, fomentamos la responsabilidad con las decisiones que deben tomar alumnos y alumnas desde Séptimo Básico en la elección de talleres que complementan o son propias de su interés.

Nuestro programa, desde los inicios del Colegio, da importancia a Arte, Educación Física y Música, ya que estas pueden ser áreas en que alumnos y alumnas desarrollen su vocación, pero también para todo el alumnado, ya que dichas expresiones contribuyen a la formación integral de las personas.

Las puertas del Colegio se abren a las 8 de la mañana y se cierran a las 17:45 horas, apoyando así a los padres y apoderados al ofrecer un lugar de desarrollo, donde todos nos conocemos, en un ambiente pequeño, con una jornada escolar extendida (8:25 a 17:00), que incluye almuerzo y dos colaciones, una a media mañana y la otra en la tarde. El ambiente familiar se logra almorzando un menú como de casa con la posibilidad de repetirse las veces que la energía gastada lo requiera.

También desarrollamos y promovemos desde pre básica iniciativas de reciclaje y respeto al ambiente por considerar que son una expresión práctica de respeto.

De  manera especial, solicitamos a nuestros alumnos y alumnas, con la ayuda de sus padres y apoderados, que los valores implícitos en su actuar, se reflejen en su presentación personal y cumplan con el uniforme del Colegio.

Con todo lo anterior y  de acuerdo con nuestro proyecto, los valores que deseamos que se destaquen en nuestros alumnos y alumnas son: respeto, solidaridad, honradez, tolerancia, austeridad, responsabilidad y autonomía. Consistente con ellos, el Reglamento de Disciplina del Colegio pretende colaborar en la formación de personas que, producto del discernimiento propio, se relacionen en forma equilibrada con los demás seres humanos y con la naturaleza, en búsqueda  de un permanente crecimiento armónico. En consecuencia, la disciplina debe nacer desde el interior de cada uno respecto de sí mismo, de los demás y de la comunidad.